La historia del cangrejo


Estaba recorriendo la “Playa de la Cuevita”, cuando en sus arenas fui testigo de un drama.

Estaba tranquilamente un cangrejo en la entrada de su casa, su hoyo,



Un cangrejo sale de su casa,, originalmente cargada por Aztlek.

cuando decidió salir a patrullar su territorio.

— Debo mantener mi territorio limpio y sin que ninguno de esos molestos vecinos se meta en él — dijo seriamente el cangrejo.



El cangrejo patrulla su territorio, originalmente cargada por Aztlek.

Cuando, ve algo en los límites de su territorio.

— Humm, hay que investigar a ver que es — dijo preocupadamente.



Cuando ve algo, originalmente cargada por Aztlek.

— Es uno de los vecinos que quiere meterse en mi territorio — dijo indignado el cangrejo.



Otro cangrejo, originalmente cargada por Aztlek.

— ¡No te metas en mi territorio! — dijo rabiando al otro cangrejo.

A lo que el otro respondió.

— ¡Este es mi territorio, fuera del el!



Los cangrejos se retan, originalmente cargada por Aztlek.

Y como ninguno cedía sólo quedó una acción posible, lucha de cangrejos.



Comienza una violenta lucha, originalmente cargada por Aztlek.

La lucha se prolongó por mucho tiempo, unos segundos, pero es que para los cangrejos que viven la vida rápido eso es mucho tiempo. Lo cierto es que cada uno atacó con sus pinzas, mientras el otro retrocedía y buscando el punto débil arremetía a su vez. En un momento sus pinzas se entrelazaron quedando en un abrazo mortal, pero el cangrejo aprovecho esto y …

Finalmente, el cangrejo sale vencedor. No me pregunten cuál, para mi todos los cangrejos son iguales, pero alguno venció y el otro simplemente se fue con su orgullo herido, no más.



De la que el cangrejo sale vencedor, originalmente cargada por Aztlek.

Por que en el reino animal los enfrentamientos a muerte son raros y las disputas simplemente se resuelven con algunas pequeñas luchas. Tal vez deberíamos aprender de ellos.

Otras historias de la Foto-expedición de las ballenas:

A %d blogueros les gusta esto: