Guala cabecirroja en vuelo




Turkey Vulture in flight, originalmente cargada por Aztlek.

El que ya haya leído mi artículo de El vuelo del Gallinazo negro sabe que me encanta como estas aves vuelan y esto gracias a un curso de piloto de parapente que hice en alguna ocasión. Así que, que cada vez que los veo volando no puedo resistirme a la tentación de hacerles una fotografía. Mi compañero de expedición me miraba raro y le di toda la explicación. Sin embargo, no parecía convencido, y recordé que él era más un observador de aves que un fotógrafo o parapentista, entonces le dije que no era el chulo común, sino el cabecirrojo, pareció más convencido, pero no le vi tomar fotos. Tal vez, por que yo estaba concentrado intentando hacer las mías.

Otro cangrejo


Another crab
Otro cangrejo, originalmente cargada por Aztlek.

Estoy bastante sorprendido de lo terriblemente populares que se han vuelto mis fotos de cangrejo, incluso más que las ballenas o aves. Algo tienen, un no se qué en no se donde. Así que a petición del público, otra foto de cangrejo.

Búho bebé II




Baby owl II, originalmente cargada por Aztlek.

Cómo gustó tanto la anterior fotografía del Búho bebé aquí tenemos otra.

Búho bebé




Baby owl, originalmente cargada por Aztlek.

Estábamos caminado por la vera de Caño Cristales, cuando los otros caminantes comenzaron a llamarme.

— Un Búho, un búho — Decían entusiasmados mis compañeros caminantes — ¡Alejandro!, ¡Alejandro, para que le tome una foto!

Realmente yo nunca había visto uno. Si, soy muy citadino. Pero a pesar de ello supe inmediatamente que éste era un juvenil casi un bebé de búho, pero era grande.

— ¿Y la mamá — Pregunté preocupado y mirando para todos lados.

— Está al otro lado.

Realmente nunca la pude ver. No me preocupaba que nos atacara o algo así, sino que dejara tan desprotegido a su bebé.

Pero no perdí el tiempo a apliqué la técnica de acercamiento que he ido aprendiendo. Y todo esto por lo que no tengo un lente más largo. ¡Pero ha servido para aprender! Una toma, un paso, tratando de hacer el mínimo de ruido; otra toma, otro paso. Hasta que el ave se acostumbra y le es indiferente . De esta forma he llegado hasta tener la ave muy cerca, unos pocos metros. Ese fue el caso de éste buhito. Claro hay que tener cuidado de no perturbar al ave. Estamos en su casa, no en la nuestra.

Cangrejo en su casa




Crab at home, originalmente cargada por Aztlek.

Otras historias de la Foto-expedición de las ballenas:

Cangrejos en las rocas




Crabs on the rocks, originalmente cargada por Aztlek.

Comencé a subir las rocas con mucha dificultad, pues los zapatos que llevaba eran muy, pero muy resbalosos en piedra mojada. Al principio me concentré en al mar rompiendo contra las rocas, pero por el rabillo del ojos sentí movimiento. Miré y no vi nada. Otra vez movimiento. Miré otra vez. Nada. Como a la tercera o cuarta comencé a notar esto pequeños cangrejos, que son del mismo color de la piedra. Para lograr que se vieran en la fotografía pues tuve que hacer varias maromas con el peligro de caer el mar. Pero al fin pude lograr esta foto.

Otras historias de la Foto-expedición de las ballenas:

Pescadores en la playa del Almejal


Esas interminables playas de “El Valle” son especialmente bellas, su arena negra, sus pequeños arrecifes que hacen que no sea monótona. Pues bien, estaba el primer día caminando por la playa del Almejal, cuando a lo lejos vi estos pescadores



Pescadores en los arrecifes, originalmente cargada por Aztlek.

— Está pescando carnada, para luego atrapar peses más grandes — dijo mi guía-

Y después de pasar los arrecifes.



Pescadores en la playa del Almejal, originalmente cargada por Aztlek.

Uno de los pescadores ya estaba en la playa y orgullosamente nos mostró el resultado de su trabajo.



La pesca, originalmente cargada por Aztlek.

— De esto es lo que hacen las latas de sardina — dijo mi guía sonriendo.

Si, parece idílico y hasta cierto punto lo es, una existencia tranquila. Pero si tiene preocupaciones ¿y si no pescan nada? ¿que llevan a sus hijos? Y bueno, este mar es muy rico ¿Pero seguirá presentando el mar esta riqueza aparentemente sin límites?

Otras historias de la Foto-expedición de las ballenas:

A %d blogueros les gusta esto: