Están matando al Pato media luna



Blue-winged Teal, originalmente cargada por Aztlek.

Ésta fotografía, la de un Pato media luna, siempre la he querido publicar. Pero no por su valor fotográfico, está muy llena de ruido y no tiene ninguna composición interesante. Pero hay una situación muy delicada con respecto a estos patos.

El Pato medialuna o Anas discours, pato diferente, son migratorios, vienen desde Canadá, aunque parece que algunos son residentes. Por su procedencia lo llaman Pato canadiense. Son muy abundantes, en la fotoexpedición de las lagunas del norte de Cundinamarca los vi en casi todas las lagunas, inclusive en los ojos de agua que apenas merecen llamarse así. Pero esto podría cambiar muy rápidamente por dos razones.

La primera, estamos acabando con su habitad muy rápidamente . Ya denuncié como se están robando la laguna de Cucunubá, pero ésta no es la única, son casi todas. Como decía en ese artículo parece ser un pasatiempo nacional desecar lagunas. Y el otro pasatiempo es cazar fauna.

Pero no es una caza normal, están envenenando por millares a los patos. Toman alguna comida que les guste, le echan veneno y lo ponen en los sitios donde ellos acostumbran a estar. Y después le disparan a los cadáveres para decir que los “cazaron deportivamente”. Tarde o temprano, estarán en peligro de extinción.

Tingua pico rojo



Common Gallinule, originalmente cargada por Aztlek.

En Bogotá le llamamos Tingua Pico Rojo, sin embargo en la Guía de Campo de las Aves de Colombia la llaman Polla Gris. Lo cierto es que es una Gallinula galeata, este es el nombre científico, que en la mayoría de los casos es único y no tan predispuesto a discusiones como los nombres comunes. Una vez estuve discutiendo con una bióloga si a estas aves deberíamos llamarlas fochas o tinguas y ella muy terminante decía que tinguas, yo le decía que el nombre en la guía de aves ese era focha (no recordaba que se llamaba polla), y al preguntarle la razón no me supo argumentar, ni siquiera me dijo algo, sólo se disgustó. Al aparecer tenemos una relación casi sentimental con los nombres comunes, tal vez como fue el primero que aprendimos y no queremos que nos cambien nuestra manera de ver el mundo.

Esta fotografía la tomé el Día Mundial de los Humedales, 2 de febrero. Como siempre madrugué como cada vez que hago fotografía de aves, ésta la hice a las 6:35. La condiciones de iluminación eran muy malas, muy poco luz y estaba utilizando el objetivo catadióptrico, el Rokinon 500mm f6.3, muy poco luminoso, por lo que me tocó subir el ISO hasta 6400, lo que explica la gran cantidad de ruido y el viñeteado en esta fotografía. Sin embargo tiene algo que hace me guste, no se que es. Claro, como estamos acostumbrados a fotografías súper nítidas de fauna a comparación esta fotografía se ve “muy distinta”, por no decir otra cosa.

No es la primera vez que publico una fotografía de esta especie y que hecho con ese objetivo: Dos tinguas pico rojo.

A %d blogueros les gusta esto: