¡Se roban la laguna de Cucunubá!

Laguna de Cucunubá

En los últimos días les he mostrado la belleza que hay alrededor de las lagunas de Fúquene, Cucunubá y Suesca:

Las lagunas siempre son un punto que atrae a la vida, en todo su esplendor. Además nos asegura uno de los recursos minerales más preciados y difíciles de conseguir, el agua. Es por eso que los muiscas en su sabiduría mítica consideraban las lagunas como sagradas. Y yo diría que todavía hoy.

Las lagunas son sagradas

Por eso no puedo entender que se estén robando el terreno a la laguna de Cucunubá. Veamos la siguiente fotografía:

Laguna de Cucunubá, acercamiento 1

En ella se puede ver la laguna al fondo, se ve pequeña por dos razones: primero tiene mucho buchón, y segundo, y más importante, por que todo terreno desde donde están pastando las vacas hasta el borde era de la laguna. (Todas las fotografías tienen los datos GPS en los datos EXIF). Cerca del borde se ve un dique, la siguiente fotografía es un acercamiento con el zoom de la misma zona para ver el dique.

Laguna de Cucunubá

Laguna de Cucunubá

Y otro acercamiento para verlo mejor.

Dique en la laguna de Cucunubá

Y más cerca

Dique en la laguna de Cucunubá, acercamiento

Como se ve de la primera fotografía, los terrenos que están cercados y donde están pastando las vacas, están o al mismo nivel de la laguna o más bajo, sino, no se necesitaría el dique. Lo que quiere decir que estos terrenos pertenecían a la laguna. Y no son los únicos casi todos los terrenos alrededor de la laguna presentan este mismo aspecto.

Más adelante encontré una de las máquinas con la cual están haciendo esto.

Pala de dragado

Es una pala mecánica, las vacas están pastando sobre uno de los canales que están haciendo para desaguar la laguna. Una acercamiento de la pala.

Pala de dragado, acercamiento

Como se puede ver tiene una pala tipo draga, seguramente para despejar el canal en el que estaba trabajando.

Tenemos una tradición histórica de desecar lagunas. Ya en 1829 Simón Bolivar, entonces presidente de la República de Colombia, le otorga al empresario José Ignacio París Ricaurte la propiedad de la laguna de Fúquene con la condición de que la desecara. Parece que esta laguna era realmente un lago, por su extensión. Desde ese entonces estamos intentando acabar con uno de nuestros mayores recursos, el agua.

Me pregunto ¿Queremos convertir a Colombia en un desierto? O debemos poner un “hasta aquí” comenzando con lagunas como la de Cucunubá.

A %d blogueros les gusta esto: