Pared del glaciar Pia y montañas




Pia glacier wall and mountains, originalmente cargada por Aztlek.

Esta fue nuestro primer desembarco del crucero de expedición. Por ello teníamos mucha expectativa, íbamos a conocer un lugar de la Patagonia al que no se puede llagar por carretera sólo por barco. Un lugar que casi no ha sido tocado por los humanos. Ese tipo de lugares que me gustan.

Esta foto la hice unos poco minutos antes del desembarco al pie del glaciar. La foto ya en tierra la puedes ver en Glaciar Pia

Gigante dormido




Sleepy giant, originalmente cargada por Aztlek.

Después de la fotos de calle vuelvo a las hasta ahora fotos inéditas de la Patagonia.

Esta grupo de jóvenes elefantes marinos ya los conocíamos, uno de ellos, que no se ve en la foto por que está detrás del de la derecha, nos amenazó cuando nos acercamos mucho al grupo, la entrada en el blog la puedes ver en Aterrador elefante marino. Esta gigantescas moles se la pasan durmiendo en la playa cuando están mudando de piel, y sólo se mueven para amenazar y pelear, pues pueden meter al agua y alimentarse.

El “Via Australis” y un bote Zodiac


Para mi esta foto tiene muchos de los elementos que pertenecen a ésta aventura por la Patagonia. El crucero de expedición que ya les he hablado, las tierras casi inexploradas de la Patagonia al fondo y el bote Zodiac, o mejor la lancha de desembarco.

¿Por que es tan importante el Zodiac? Si hacemos una metáfora un tanto geek y vemos al “Via Australis” como el “USS Enterprise” la lancha de desembarco es el equivalente a las lanzaderas o forzando un poco la metáfora a la unidad de teletransportación. En otras palabras, es el medio por el cual el equipo de exploración desembarcaba en nuevos planetas, en tierras inexploradas.

Glaciar Pía




Pia glacier II / Glaciar Pía II, originalmente cargada por Aztlek.

Sólo se puede llegar a él por mar. Internandoce en el Fiordo Pía hay que desembarcar en un Zodiac para poder disfrutar de todas su belleza.

Aterrador Elefante marino


No sólo se ve aterrador en la foto, en persona lo es aún más, teniendo en cuenta que éste ejemplar juvenil pesaba como dos toneladas y aunque “reptan” cuando están en tierra pueden ser más rápidos que una persona.

Y estábamos con el grupo de exploración mirando semejantes moles dormidas, parecían una piedras, cuando éste aterrador macho se despertó y comenzó a rugirnos. El guía inmediatamente nos echó para atrás, si no lo hubiéramos hecho el macho podría habernos perseguido y hacernos daño.

Via Australis, crucero de expedición


Y he aquí que nos embarcamos en el crucero. Que como ya les dije no es uno cualquiera, sino un crucero de expedición, el Via Australis. Donde abría de empezar la aventura …

A %d blogueros les gusta esto: