Zarapitos al atardecer




Zarapitos al atardecer, originalmente cargada por Aztlek.

Esta es otra toma de Aves al atardecer en la desembocadura del río Tundó. Como les conté esa vez, estaba tomándole fotos a esos espectaculares atardecer en el río Valle, cuando, casi sin darme cuenta, llegaron estos zarapitos y mejoraron mucho la fotografía. Ésta es un acercamiento de las aves. La presencia de ruido en ella es debido a las condiciones, ni siquiera tenía trípode, pero me parece que hace que el ambiente sea más romántico. Ahora sólo imagínese el ruido de las olas a lo lejos, el olor del río y el mar mezclado, y sobre todo, la paz que se respira a esa hora.

Primer avistamiento de Ballenas


Temprano, cámaras listas, sin lluvia. Ahora si pudimos salir a hacer el avistamiento de ballenas. En el río montamos las lanchas, que llaman voladoras y por la boca del río, la bocana, salimos a mar abierto.



En mar abierto, en la lancha., originalmente cargada por Aztlek.

Todos íbamos pendientes, frases sueltas surgían de vez en cuando, pero la atención estaba en el horizonte. Pasaban los segundos, después minutos y nada. Mirábamos y mirábamos. Cuando de pronto.

— ¡Miren! un chorro, hay están las ballenas! — dijo con voz rota y emocionado uno de los compañeros.

Inmediatamente el piloto de la lancha aceleró y comenzamos a volar entre las olas. Mientras los pasajeros recibíamos una paliza de de golpes de lancha. Pero no nos importó.

Cuando nos acercamos al sitio donde los habíamos visto ya se habían sumergido. El lanchero dijo.

— Vallamos más adelante, ellas salen después.

Otra vez comenzamos a mirar intensamente, si hubiéramos aumentado un poquito la intensidad de la mirada habríamos hecho hervir el mar. Veinte minutos. Nada. No nos atrevíamos a mantener conversaciones largas, sólo frases sueltas y afirmaciones rápidas, por que estábamos concentrados. Y en un momento surgieron un poco más cerca.



Jorobas a los lejos, originalmente cargada por Aztlek.

Nos acercamos una vez más. Y ellas, por suerte, no se habían hundido.

Allí estaban.



Joroba de una ballena jorobada, originalmente cargada por Aztlek.

Eran varias, como tres, una de ellas más pequeña, un ballenato. Pero no sólo vimos jorobas.



Cola de ballena jorobada, originalmente cargada por Aztlek.

Sólo una palabra, majestuosas. Son grandes y van lento como si fueran las dueñas del mar, y tal vez deberían serlo y no nosotros, esos advenedizos humanos, que no sabemos cuidar lo que nos rodea. Casi las extinguimos, hasta que fue declarada la veda. Y todavía no se han recuperado. Y sin embargo, hay todavía algunos países que las siguen cazando. Ignorando que nuestra supervivencia depende de su supervivencia.

Otras historias de la Foto-expedición de las ballenas:

Familia pingüino IV




Penguin family IV, originalmente cargada por Aztlek.

Esta familia tiene una visitante, el pingüino que está con el pico hacia arriba. Esa posición la adoptan cuando van ha llamar a su pareja, por eso se que es la vecina.

Gaviota en vuelo II




Seagull in flight II, originalmente cargada por Aztlek.

Si, ésta es la misma gaviota de las que ya he publicado varias fotos, el mismo individuo no sólo la misma especie, de las que también he publicado otras tantas. Pero es que me estaba posando, no realmente como puse en la anterior entrada del blog, estaba jugando con otras gaviotas en el tunel de viento que se formó entre el naufragio y el malecón. Y si, la gaviota está muy cerca, realmente se acercó mucho más pero mi lente 70-300mm ya no podía enfocar, de hecho está foto está al límite del enfoque.

Gaviota en vuelo




Seagull in flight, originalmente cargada por Aztlek.

De esta gaviota ya había publicado un fotografía, Gaviota dominicana en vuelo. Tengo muchas pues fueron unas circunstancias muy especiales.

Estaba en Ushuia recorriendo la costa, cuando me encontré un naufragio, el que se ve en la foto desenfocado. Muy cerca, con lo que formaba un túnel de viento con el malecón. Las gaviotas que estaban en la costa al lado del barco intentaban una y otra vez levantar el vuelo. Creo que estaban jugando con ese viento tan fuerte. Si a los animales les gusta jugar, así sean adultos.

Familia pingüino III




Penguin family II, originalmente cargada por Aztlek.

La segunda de esa hermosa familia que hacen los pingüinos. Falta el otro padre, que está consiguiendo para alimentar a la familia, mientras ésta cuida a los niños. Al siguiente día se turnan.

Bebé pengüino




Baby penguin, originalmente cargada por Aztlek.

Son una mota de plumón y tan curiosos como sus padres. Después de un tiempo se convertirá en un hermoso ejemplar de pingüino magallánico, pero la ternura, la tienen desde pequeños.

A %d blogueros les gusta esto: