\

Orinoco 3, de paso por el Orinoco


Por si te perdiste el anterior capítulo de Foto expedición Orinoco puedes leerlo en Orinoco 2, de mañana en  Puerto Carreño.

Y saliendo de Puerto Carreño por fin estábamos en el río. A pesar de que Orinoco es usado por los humanos como una autopista la vida lo considera su hogar, su territorio de caza y alimentación. El puerto es la frontera de lo artificial y estar en el río es pues sumergirse en lo natural.

Desde el principio podía ver mucha fauna, particularmente muchas aves y una de las más llamativas un águila pescadora.

— ¡Admiren mi belleza!, puesto que ustedes son apenas una parte de ella — decía el río con su voz profunda de agua, viento y arena.


Aguila pescadora, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

El águila volando sobre el río muy lentamente observando las aguas, siempre observando, cuando en un momento, y sin avisar, se descuelga a una velocidad vertiginosa hacia las aguas. Y apenas rozando el agua extiende sus garras, atrapa un pez y se aleja con el entre sus garras.
— Ya tengo la comida de mis pequeños — dice alegremente volando hacia el nido.

Está águila no demuestra, ni presume sus habilidades es simplemente lo que hace a diario, es su “ir a la oficina y obtener el sustento” lo cual es una lección de humildad más que patente.

Muchas veces vi esta acción pero no fui capaz de tomar una secuencia de fotografías, primero me era demasiado impresionante y quedaba anonadado con la cámara en el mano. Después, aún sabiendo lo que pasaría, la acción era muy rápida para poder captarla con mi poca experiencia y mi equipo de baja calidad.

— Ni con tu avanzada tecnología puedes captar lo que realmente soy — decía el río,  no puedes aprehender mi esencia — escucha más, mira mucho más, hasta sentirlo desde el corazón.

Todo el recorrido me dio lecciones, algunas las pude ver, otras muchas me pasaron desapercibidas.

Y llegamos al río Bita, pero eso será para el próximo capítulo.

El siguiente capítulo mañana.

Orinoco 2, de mañana en Puerto Carreño


Por si te perdiste el anterior capítulo de Foto expedición Orinoco puedes leerlo en Orinoco 1, Puerto Carreño.

Como es regla en una expedición de este tipo nos madrugamos, o eso era para nosotros que todavía teníamos el horario de la gran ciudad. Y sin embargo, la pequeña ciudad nos recuerda que todavía es parte de la naturaleza, parte del río y nos saluda mediante sus inquietas criaturas.

Un caracara nos dice volando y enfrentándose a la obras del hombre que ésta es una frontera, un límite entre lo artificial y lo natural. El caracara, un ave de la familia de los halcones, estaba parado en un techo de la ciudad.


Caracara vanidoso 1, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Cuando advirtió nuestra presencia y con una dignidad que sólo pueden tener la aves de presa y los felinos voló elegantemente.


Caracara vanidoso 2, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Hasta, cara a cara, toparse con una de la obras de lo “artificial”. Pero, con toda dignidad, se recuperó de su impresión inicial, usó la ventana como espejo y admiró su belleza y “charlando” con sigo mismo.

— Que bonito soy — decía insistentemente mientras se miraba aparatosa, pero dignamente en la ventana.

Lo decía con llamados que los biólogos y los observadores de aves interpretarían “erróneamente” como de un desafío ante otro miembro desconocido de su especie. A veces nos falta imaginación a los humanos.


Caracara vanidoso 3, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Pero la naturaleza no podía dejar sólo ese saludo, también nos tenía preparado unas escena de amor y violencia.

Esta hermosa damisela estaba tranquilamente posada en un cable de energía eléctrica.


Amor y violencia en un cable 1, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Cuando un galán se le acercó e intentando comenzar un baile para impresionarla.

— Con este baile va a caer rendida bajo mis alas — decía el macho muy confiadamente como creemos todos los machos.

Pero casi inmediatamente, ni había llegado a dar los dos primeros pasos, cuando apareció otro macho.


Amor y violencia en un cable 3, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— ¡Yo la estaba cortejando! — dijo enfáticamente el primero.

— ¡No, yo la voy a cortejar! — dijo más violentamente el segundo — y las dos hablaban de “cortejo” pues el lenguaje de las aves es muy correcto, aún en situaciones de estas.

Y como solo puede ser en estos casos se desató la violencia, pero en su sabiduría los machos comenzaron un enfrentamiento ritual, una danza coordinada de gran vistosidad.


Amor y violencia en un cable 4, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Finalmente la hembra fue la juez de esta impresionante danza guerrera en la que ninguno salió herido. No se quién gano, pues francamente los dos machos son iguales, pero lo importante aquí es lo que estas aves “sin cerebro” nos enseñaron.

Y la mañana apenas comenzaba.


Temprano en Puerto Carreño, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

El río Orinoco adornaba con sus reflejos las canoas en el puerto.


Canoas al amanecer, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Las canoas esperan pacientemente a ser abordadas, formando un tapiz de formas alargadas y colores, esperando a que su pasajeros las aborden para iniciar la aventura.


Canoas en Puerto Carreño, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Y salimos al río Orinoco para ir hacía el río Bita que nos esperaba tranquilamente. Pero eso, es para el próximo capitulo.

Mira el siguiente capítulo Orinoco 2, de mañana en Puerto Carreño.

Orinoco 1, Puerto Carreño



Atardecer en el Orinoco, del ‘album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

El majestuoso Orinoco, uno los ríos más importantes de sudamerica y tal vez el río más enigmático. Si bien hay muchos interrogantes que lo definen, mas que respuestas, buscaba  participar de ese misterio, vivirlo, tratar ser parte de él, y de la misma forma, intentar que mis fotografías dieren cuenta de esa vivencia.

La mejor forma de llegar es por avión, pues las carreteras son casi inexistentes. Los veteranos  pilotos de 4×4 usan esa travesía para probarse de que están hechos, y aún así pueden durar semanas en llegar. Por ello la única alternativa es viajar en Satena, que es el brazo comercial de la Fuerza Aérea Colombiana. Son un monopolio de facto en todas estas pequeñas poblaciones, pues nadie más cubre estas rutas. Y como es un monopolio ellos tienen su propia versión de servicio al cliente. Te cuento, nuestro plan era acampar todas los días en el río Bita y en el Orinoco, no nos interesaba el hotel pues eso nos amarraba a la ciudad, Puerto Carreño, y no nos permitía tener una experiencia directa de la naturaleza. Por ello no teníamos hotel definido y menos reservas y Satena decidió arbitrariamente que nuestro equipaje, incluido todo el equipo de acampada, viajaba en el siguiente vuelo ¡y sólo hay un vuelo diario! No teníamos donde pasar la noche por que nuestras carpas, ropa y equipo llegaban al día siguiente.

Pero el vuelo fue una delicia. Los aviones pequeños tienen una ventaja de la que carecen los jets, vuelan bajo y esto para una persona como yo amante de la naturaleza es una orgía paisajística. Como salimos de Bogotá bajamos de los andes y entramos a la gran extensión llamada “Los Llanos”. Plano, absolutamente plano durante kilómetros y kilómetros, los cual es muy raro para mi, pues vivo entre montañas a 2600 metros de altura. Los únicos accidentes geográficos son los ríos. Estos parecen serpientes con muchas vueltas y revueltas sobre el terreno. Los ríos son muy anchos, pues se alimentan de toda el agua que cae sobre la cordillera de los Andes y finalmente van a desembocar en el Orinoco, alimentándolo de agua y nutrientes. Por ello los bosques de esta región se forman a la vera de los ríos, estos bosques se llaman de galería. Pero todo, no sólo los bosques, están lleno de vida, de animales y plantas.

Y llegamos a Puerto Carreño, y como era de esperarse el equipaje no llegó.  Así la primera noche nos quedamos en el Hotel Orinoco, en una habitación muy cómoda con ventilador a un buen precio. Por la tarde y la noche nos dedicamos a recorrer la ciudad. Esta se parece mucho a cualquier población de lo que en Colombia se llama “tierra caliente”, lo distinto es su puerto en el río Orinoco, está guardado por una deidad:


La Virgen de Puerto Carreño mirando hacía río Orinoco, del ‘album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

¿Está este símbolo occidental de lo femenino intentando desentrañar los misterios del Orinoco? O mejor, es la representación del misterio del Orinoco desde lo femenino y la representación de su fuerza, pues el agua fluye hasta dar forma pacientemente a todo a su paso, como la mujer. Lo cierto es que es un punto donde comienzan y terminan los viajes, un sitio donde están los vehículos para ese viaje.


Puerto Carreño, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

El atardecer nos tomó en el puerto y es cuando los colores de las canoas y botes se intensificaron dando al Orinoco otra personalidad, si se quiere más suave, pues el atardecer nos recuerda más la vuelta al refugio y no tanto al viaje y sus aventuras. A pesar de ello, esa noche dormiríamos suavemente en nuestra habitación de hotel con ventilador, ansiosos de empezar a recorrer el río.


Atardecer en Puerto Carreño, del ‘album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Como es regla en una expedición de este tipo nos madrugamos, o eso era para nosotros que todavía teníamos el horario de la gran ciudad. Y sin embargo la pequeña ciudad nos recuerda que todavía es parte de la naturaleza, parte del río y nos saluda mediante sus inquietas criaturas.

Pero esto es para el próximo capítulo.

No te pierdas el siguiente capítulo, Orinoco 2, de mañana en Puerto Carreño.

Algodón



Cotton, originalmente cargada por Aztlek.

Iguaque, cuna de la humanidad


Iguaque, cradle of Humankind, originalmente cargada por Aztlek.

Una niebla densa y misteriosa cubría la laguna. De pronto, y en un instante, el frío viento del páramo dejó de soplar y la superficie de la laguna se volvió como un espejo, totalmente plana como nunca lo había estado. Los colibríes se tomaron un descanso y se posaron sobre las flores del frailejón. Esmeraldas y zafiros posados sobre ámbar. La osa de anteojos dejó de comer y llamó al orden a su inquieto cachorro y se sentaron a esperar en la orilla. El siervo se quedó quieto mirando a la laguna. Y el puma no prestó más atención a la caza sino a lo que iba a pasar. Los frailejones de irguieron y esperaron. Todos esperaron, con expectación.

La energía de la creación comenzó a sentirse mientras formaba un vórtice sobre la laguna que despejó la niebla sobre ella. En ese momento, en el centro de la laguna, comenzaron emerger dos figuras. Una mujer y un niño. Las frías aguas parecían no afectarles, ni siquiera parecían mojados. Caminaban con la majestuosidad que solo poseen los dioses.

Ella era grácil, pero al mismo tiempo fuerte, cabello tan negro y brillante que por momentos se podían ver fuertes reflejos azules. Su piel cobriza era tan suave que los frailejones, al compararla con sus tersas hojas, palidecieron de vergüenza. Al igual que el siervo al ver sus ojos negros, profundos y tan llenos de amor y sabiduría. Su rostro como sólo podía ser el de una diosa, perfecto. Pero no severo, sino el rostro de una amante y una madre al mismo tiempo. Su cuerpo se movía con tal fuerza y gracia que el puma solo pudo hacer una reverencia con la más sincera admiración. Desde ese entonces, es necesario decirlo, ningún otro felino admiró a un humano por su andar. Por que Bachué, era un humana, la primera.

El niño, a pesar de su edad, era ya fuerte, tanto que los osos lo reconocieron y en homenaje dejaron los quiches adornando su camino. Lavaque, pues tal era su nombre, también tenía una mirada de sabiduría, aunque no tanto como Bachué, pues era necesario que pasara el tiempo para que fueran iguales. Sin embargo, su inteligencia era tan rápida que el colibrí palideció.

Cuando llegaron a la orilla todos los frailejones florecieron al mismo tiempo, el páramo explotó en color amarillo sobre gris plata. El puma y los osos rugieron, al colibrí cantó y el ciervo saltó por todo el páramo. Baché y Lavaque se acercaron a ellos y los acariciaron dulcemente agradeciéndoles la bienvenida. En aquel entonces los animales no temían a los humanos y los consideraban sus hermanos.

Lavaque, aunque un niño, no era el hijo de Bachue ni su hermano, sería su esposo. Pero como en los humanos el hombre es siempre más inmaduro que el mujer, Bachué esperó a que se convirtiera en hombre.

Y con el tiempo su fuerza se hizo más que evidente en un amplio y fornido pecho, y en una resistentes piernas que podían subir al páramo en pocos minutos. Su rostro fuerte y decidido emanaba inteligencia y , ahora si, sabiduría.

Entonces Bachue al ver que se había convertido en hombre lo miró como solo las mujeres saben mirar a un hombre. Lavaque le tomó la mano suavemente, casi tímidamente,  y ella sin apartarla la aceptó. Después se miraron tan cerca que cada uno veía los ojos del otro como si fueran uno. Y se besaron.

Y sellaron su unión ante la laguna. Y de esa unión nacieron todos los humanos de la tierra. Bachue y Lavaque se convirtieron en padres y como tales les enseñaron a sus hijos a vivir y a respetar la naturaleza. Bachue y Lavaque les enseñaron a cultivar los alimentos pero nunca en los páramos, ni los bosque de niebla, no ha secar los humedales pues ellos son la madre del agua y por ende el origen de la vida.

Bachue y Lavaque con ese infinito amor que se profesaban nunca se separaron y todo lo hicieron juntos. Así que, cuando vieron que su pueblo, la humanidad, estaba lista, que eran numerosos y habían aprendido el respeto por ellos mismos y la naturaleza vieron que su tarea estaba cumplida.

Entonces volvieron a la laguna de Iguaque y todos sus hijos los acompañaron para despedirlos y en la laguna los esperaban los descendientes de los animales que los habían visto nacer y que querían despedirse también. Los colibríes, los osos, los pumas los venados y muchos más estaban ahí. Y los frailejones, los mismos que estuvieron en el principio, todavía estaban ahí, pero mucho más altos.

Bachue y Lavaque se despidieron y en muchos ojos habían lágrimas, pero ellos los consolaron pues les aseguraban que en cualquier laguna ellos estarían en los profundidades viéndolos desde ahí, cuidándolos. En ese momento se convirtieron en dos grandes y hermosas serpientes, y cuando les miraron los ojos todavía se veían esos ojos negros llenos de amor y sabiduría. Y así, se sumergieron en la laguna.

Flor de frailejón en Iguaque



Frailejon’s flower in Iguaque
, originalmente cargada por Aztlek.

Rio Cane en Iguaque



Cane river in Iguaque, originalmente cargada por Aztlek.
A %d blogueros les gusta esto: