Páramo, montañas y nubes




Moorland, mountains and clouds, originalmente cargada por Aztlek.

Grandes extensiones de nada. Frailejones y frailejones, seguidos de montañas, frailejones, precipicios, frailejones y mucha, mucha agua.

Es una belleza del vacío, pero es un vacuidad que, paradójicamente, está llena. Hay mucha naturaleza, fauna y flora que sólo se puede encontrar en ese sitio.

Sumapaz el páramo más grande del mundo.

Páramo de Sumapaz




Páramo de Sumapaz, originalmente cargada por Aztlek.

Si, es bello, en especial por que la presencia humana es mínima. Uno de los pocos lugares que quedan que dan la impresión de no haber sido tocados por la civilización.

Una tierra que no pertenece a nadie, no hay alambres de púas que digan “esto es mio”. Un lugar en donde todavía pueden verse osos y cóndores.

Carretera en el campo


No me cansaré nunca de disfrutar los bellos paisajes colombianos. A donde uno enfoca hay una bella fotografía. Es como si la naturaleza sonriera con más fuerza en Colombia.

La Casita en la pradera


Si lo confieso de pequeño veía esta serie por TV, cuando era un niño. Siempre me llamó la atención que “la casita” no estuviera en una pradera, sino en una pequeña colina. Recordando ese detalle le puse nombre a mi fotografía.

Laguna, páramo y montañas


Si, lo confieso los lugares a los que más me gusta ir son los que sean más inmaculados. Debe ser que tengo alma de explorador en algún rincón de mi ser. Por ello amo los lugares como el desierto y los páramos. Lugares que no parecen pertenecer a nadie, donde se puede andar libremente y explorar.

De los páramos que conozco (que no son muchos, lo admito) el que más me gusta es el Páramo de Sumapaz. Principalmente por su bastedad, da impresión de un territorio no tocado por el hombre. Cuando uno mira esas montañas en los inmensos horizontes sólo se puede tener el deseo de seguir y seguir, para ver que hay más adelante.

Explorar hasta llegar al fin del mundo y ahún asi, seguir.

Ave en antena satelital


Tengo una vista privilegiada, vive en un séptimo piso con ventana tanto al este como al oeste. Eso me permite de disfrutar muchas veces de esos espectaculares atardeceres de Bogotá.

Estaba probando mi nuevo lente 70-300 mm cuando empezó a atardecer con unos colores espectaculares, ya la había tomado varias fotos a la antena cuando de pronto se posó éste pájaro y alcancé a hacerle una serie. Y de esas, ésta foto en donde deja ver su perfil con el fondo de colores.

Caminata por los Cerros Orientales




Hikers / Senderistas, originalmente cargada por Aztlek.

Pocas veces tengo la oportunidad de caminar por los cerros orientales de mi ciudad, Bogotá. Son caminatas fáciles, baratas y muy bellas, como se ve en la fotografía.

Muchos busques de pinos, con su respectiva variedad de hongos. También bosques de eucaliptos. Si, no es flora nativa, sino introducida y que tiene mucho impacto ecológico. Pero no pueden negar que tienen su atractivo.

Pero lo más interesante es conocer personas que gustan del senderismo. En donde la que menos ha caminado tiene planes del ir a Nepal. Pero lo mejor de éstas personas son la solidaridad y simpatía que demuestran. Tal vez el contacto con la naturaleza los vuelve así.

A %d blogueros les gusta esto: