Guala cabecirroja en vuelo




Turkey Vulture in flight, originalmente cargada por Aztlek.

El que ya haya leído mi artículo de El vuelo del Gallinazo negro sabe que me encanta como estas aves vuelan y esto gracias a un curso de piloto de parapente que hice en alguna ocasión. Así que, que cada vez que los veo volando no puedo resistirme a la tentación de hacerles una fotografía. Mi compañero de expedición me miraba raro y le di toda la explicación. Sin embargo, no parecía convencido, y recordé que él era más un observador de aves que un fotógrafo o parapentista, entonces le dije que no era el chulo común, sino el cabecirrojo, pareció más convencido, pero no le vi tomar fotos. Tal vez, por que yo estaba concentrado intentando hacer las mías.

El vuelo del Gallinazo negro (Coragyps atratus)


Si, al principio me parecían muy feos, siempre cerca de la basura. Pero un día tomé un curso de piloto de parapente. El parapente es planear, se aprovechan las corrientes de aire para poder ascender, pero no se puede subir por medios propios, no tiene motor. ¿Y quién es el experto en este tipo de vuelo? pues los buitres como nuestro Gallinazo negro. Si uno se olvida de lo que comen y los observa volando, son los dueños del aire, aprovechan las corrientes cálidas para ascender y lo hacen con el mínimo gasto de energía, elegantemente.

Una vez estábamos un grupo de parapentistas intentando volar, pero las condiciones en las que se puede hacer son muy limitadas, el aire tiene que tener muy poca turbulencia, no haber nubes y otras. La cuestión es que las condiciones estaban muy peligrosas ese día, no se podía volar. Y al frente nuestro, un Gallinazo negro volaba sin ningún esfuerzo, sin mover las alas, sólo planeando remontaba las corrientes de aire de la montaña.

— Mírenlo, se nos está burlando el muy hijode… — decían los otros parapentistas envidiosos.

Yo no pude sino ponerme a admirarlo; su facilidad, su elegancia. Desde entonces siempre que los veo he intentado tomar una fotos de uno de ellos volando y a pesar de que se mueven despacio es muy difícil. Hasta ese día en el mirador de Bahía Solano en donde uno pasó rápidamente y yo tenía el teleobjetivo montado. Disparé una ráfaga, y después de tantos ensayos poder lograr esta foto.

Y este es mi homenaje a estos grande voladores.

Otras historias de la Foto-expedición de las ballenas:

A %d blogueros les gusta esto: