\

Orinoco 13, amanecer en Isla Santa Elena, ¡Nutrias! y la serenata del sinsonte


Por si te perdiste el anterior capítulo de Foto expedición Orinoco puedes leerlo en Orinoco 12, atardecer en Isla Santa Elena.

Nos despertamos antes del amanecer y sin los guías nos fuimos a ver el amanecer al otro extremo de la isla y como esperábamos el Orinoco no nos defraudó.


Otro amanecer en el río Orinoco, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— ¿Acaso pensaban ustedes que yo, el Orinoco, podía fallar? — decía el río con su voz de arena.

Sobra decir que tomé muchas fotografías y la que te muestro es una de las buenas. El hecho de hacer fotografías hace que uno mire mucho más atentamente, mucho más intensamente. Para hacer una fotografía medio decente hay que hacerse uno con lo que se está fotografiando, hacer parte integral de él.

Después fuimos a pescar nuestro desayuno. Yo estaba en la lancha como mi monopíe y mi cámara lista por si acaso. Cuando de pronto.


¡Nutrias!, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— ¡Nutrias! — grité yo al ver la primera cabeza.

Y después fueron dos y al segundo tres. Era toda una familia de nutrias gigantes del Amazonas que estaban pescando. En la región lo llaman perro de agua, y si, producen unos sonidos que recuerdan lejanamente al ladrido de un perro.

¿Nutrias gigantes del Amazonas en el Orinoco? Otros animales del Amazonas que también están en el Orinoco.

— Ya te dije, ese es uno de mis misterios. El Amazonas y yo estamos unidos como hermanos siameses — decía con su voz de agua profunda el Orinoco.

No pudimos seguir pescando pues competíamos con las nutrias y a ellas no hay forma de ganarles en ese menester. Así que nos fuimos a desayunar con lo que habíamos pescado.

Después de terminar de desayunar estaba yo cepillándome los dientes cuando de pronto comencé a oír al arrendajo de ayer, pero sonaba algo diferente, así que volteé a mirar y me encontré con.


Un sinsonte cuando me cepillaba los dientes, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

¡Un sinsonte! Estaba imitando el canto del arrendajo, yo dejé de cepillarme y tomé la cámara. Me dejó hacerle muchas fotografías muy de cerca y al tiempo empezó a cambiar imitando los cantos de otras aves de la zona. Y es que el nombre científico del sinsonte es mimus gilvuls, algo así como el el mimo, el que imita. Después bajó a tierra y se puso a picotear algo casi a mis pies, yo lo seguí con la cámara y al final fui yo el que se aburrió. Pero no dejo de agradecerle esa serenata con tan variado repertorio que me dejó oír.

En ese momento no sabía que conocería dos nuevos animales y no serían aves, si no mamíferos. Pero eso fue al día siguiente, así que te lo contaré en el próximo capítulo.

El siguiente capítulo ORINOCO 14, RESERVA DE BOJONAWI, TONINAS, FIN DE LA EXPEDICIÓN.

Orinoco 12, atardecer en Isla Santa Elena


Por si te perdiste el anterior capítulo de Foto expedición Orinoco puedes leerlo en Orinoco 11, Raudal de Atures.

De vuelta a la Isla Santa Elena seguíamos con el sol en todo su esplendor, o sea que nos estábamos asando y eso que la velocidad de la lancha hacía que sintiéramos un fuerte viento, pero este estaba acompañado por arena que servía de exfoliante sobre cualquier parte expuesta de nuestra piel. El silencio se apoderó de la lancha tal vez por que la visión del Raudal de Atures nos dejó abrumados, quedamos en un estado contemplativo. Eso nos sirvió para ver más profundamente los paisajes del Orinoco.


Piedras descansando en el río Orinoco, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— ¿Abrumador o la realidad de mi naturaleza? — decía el Orinoco, esta vez, quedamente.

Hicimos un alto en Isla Colombia donde disfrutamos de un baño en el río, sus aguas se sentían frías y por tanto deliciosas. Después disfrutamos también un delicioso almuerzo de pescado asado a las brazas, mientras los mosquitos se alimentaban de nosotros. Y creo sin temor a equivocarme que les perecíamos tan deliciosos como a nosotros los pescados.

A eso de las cuatro comenzamos el regreso a Isla Santa Elena. De igual forma la arena del río nos sometió a su exfoliación gratis.

Cuando llegamos a Santa Elena, casi al atardecer subimos al “Alto del Muerto” a ver el atardecer.


Río Orinoco al atardecer, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Nos acostamos temprano por los exhaustos que estábamos. Pero al día siguiente nos levantaríamos muy temprano para celebrar el amanecer, pero eso, te lo contaré en el próximo capitulo.

El siguiente capítulo Orinoco 13, amanecer en Isla Santa Elena, ¡Nutrias! y la serenata del sinsonte.

Orinoco 11, Raudal de Atures


Por si te perdiste el anterior capítulo de Foto expedición Orinoco puedes leerlo en Orinoco 10, caño Dagua, Casuarito y hacia el raudal.

Y por fin llegamos al Raudal de Atures bajo un inclemente sol y ahí desembarcamos pues hasta ese punto es navegable el Orinoco.


Rocas milenarias en el Raudal de Atures, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Y el sol era tan fuerte que al mirar en uno de los agujeros hechos por el río.


Una rana escapando del calor, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Una rana escapaba del calor en ese agujero.

— ¡El sol está muy fuerte, yo me escondo aquí! — parecía decir la rana que fácilmente se la imaginaba uno jadeando.

Y como siempre los animales y el paisaje comienzan a insistentemente a llamar la atención de la cámara, por lo que sólo fue levantar la vista para ver.


Una laguna de calma en el “Raudal de Atures”, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

En el Raudal de Atures las piedras son acariciadas fuertemente por un Orinoco que al tratar de liberarse de su presión va esculpiendo formas orgánicas en las rocas.


Raudal de Atures, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— Una vez más atestiguas mi fuerza basada en la paciencia — decía atronadoramente el Orinoco usando el raudal como garganta.

Y al lado de toda esa fuerza una paz que tenía el mismo origen.


Un lugar de calma en el “Raudal de Atures”, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Caminamos un rato por ahí amando toda esta belleza. Después embarcamos en la lancha para, volviendo al norte, ir a Isla Colombia e Isla Santa Elena. Lo cual te contaré en el próximo capítulo.

El siguiente capítulo Orinoco 12, atardecer en Isla Santa Elena.

Orinoco 10, caño Dagua, Casuarito y hacia el raudal


Por si te perdiste el anterior capítulo de Foto expedición Orinoco puedes leerlo en Orinoco 9, Alto del Tigre e Isla Santa Elena.

Esta ves si me levanté muy temprano pues nos esperaba una jornada muy larga. Salimos del puerto de Isla Magdalena y lo siguiente es lo que se ve al salir de él.


Rocas al frente del puerto de isla Magdalena, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Todo el camino nos acompañó un sol inclemente.

— Este también es parte de mi poder, siéntelo, vívelo — me decía el río Orinoco con su voz de arena.

Y llegamos a la desembocadura del caño Dagua, puesto que en las salidas de los ríos se acostumbran a hacer las toninas, los famosos delfines rosados del amazonas. ¿Un momento, si estamos en el Orinoco que hace fauna del Amazonas aquí?

— Todos los ríos somos uno, pero el Amazonas y yo somos hermanos, estamos unidos por un lazo — decía el Orinoco con voz de agua profunda.

Fue muy difícil sacarles una fotografía, apenas sacaban un poco la cabeza y se hundían tímidamente. Tengo como cien fotos de agua tomadas en caño Dagua y ninguna en la que se vea bien un delfín. Lamento decirte que no puedo mostrarte una foto en este capítulo, pero más adelante tendría otra oportunidad, pero no te diré, aún, si lo logré.

Y llegamos a Casuarito. Esta es una población que está frente a Puerto Ayacucho, la capital de estado Amazonas de Venezuela. Por ello Casuarito creció a su sombra como puerto de enlace. Pero actualmente el pueblo está muriendo bajo el abrazador sol, no hay actividad, no hay tiendas abiertas, casi no hay personas, sólo falta que pasen las plantas rodadoras, esas del las películas del oeste. Sólo su puerto tenía algunas canoas pero muy poca actividad.


Canoas en el río Orinoco, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Seguimos remontando el río Orinoco en dirección al Raudal de Atures.


Otra ribera del río Orinoco, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Le pregunté a nuestro piloto como hacían para navegar en el río y me dijo.

— Se puede leer el río, hay valles, remolinos, mesetas. Toda turbulencia tiene su lectura — me decía sonriendo, pero al mismo tiempo serio — un palo puede romper el casco, en cambio las playas no — siguió — cuando hay palos hundidos se puede ver las dos estelas que se parten a lado y lado. Es conocer el río para saber leerlo — concluyó.


El río Orinoco, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Cuando me contó eso comencé a prestarle más atención a la superficie del río, y si, se ven irregularidades, el río no es absolutamente plano, pero de ahí a saber que significaban estas turbulencias pues hay muchos años de experiencia.

— Si no me puedes leer entonces ¡siénteme! — decía el Orinoco.


Rocas a la orilla del río Orinoco, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Pero yo solo veía tanta belleza que no podía pararme a sentir. Y contradicción sólo sentía la belleza.


La roca de la “Estrella de la muerte”, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Y eso que no habíamos llegado al Raudal de Atures, pero eso te lo contaré en el próximo capitulo.

El siguiente capítulo Orinoco 11, Raudal de Atures.

Orinoco 7, piedras de Botero


Por si te perdiste el anterior capítulo de Foto expedición Orinoco puedes leerlo en Orinoco 6, hacia el Orinoco.

En el anterior capítulo dejamos el río Bita y entramos en el río Orinoco, pero ello no me había preparado para lo que vería después. Llegamos al sector que llaman la Piedras de Botero.


Piedras de botero 1, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Son un conjunto de piedras talladas por el río de tal forma que recuerdan a las pinturas de famoso pintor colombiano Fernando Botero, son como “gorditas”. Lo cierto es que es una de las manifestaciones del escudo guayanes. Son antiquísimas formaciones moldeadas por el río.

— Es mi forma de obrar, con fuerza y paciencia, pero no con violencia, así doy forma — me decía el Orinoco con su voz de agua, arena y viento.

Estas formaciones recuerdan un poco a Caño Cristales,  y no es casualidad por que también ese río es parte del escudo guayanés.


Piedras de botero y canoa, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Después de llegar en la canoa (no la de la fotografía por cierto), caminamos por un pasillo de arena flanqueado por éstas grandiosas piedras.


Piedras de botero 2, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Subimos a las piedras que nos revelaron un paisaje único.


Piedras de botero 3, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Y a solo unos pocos metros una vista distinta e impresionante.


Piedras de botero 4, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— ¿Entiendes lo que significan esta formaciones? — decía el Orinoco con su voz profunda de agua.

Y en sólo otros dos metros y un ligero cambio de ángulo.


Piedras de botero 5, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— ¿Entiendes? — seguía insistiendo el río con su voz de arena.

Un poquito más adelante.


Piedras de botero 6, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— ¿Qué debo entender? — repetía yo en voz baja.

Otro poquito más adelante.


Piedras de botero 7, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

¿Cuál es el misterio que habita en el río y que se manifiesta en estas piedras?


Piedras de botero 8, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Si uno se asoma a los huecos dejados por el río.


Pequeña planta escondida, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Una pequeña planta escondiéndose del abrazador calor.

Subiendo unos grados la cámara.


Piedras de botero 9, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Un poco más allá.


Piedras de botero 10, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Y más.


Piedras de botero 11, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— ¿Mi belleza, en que radica? — decía profundo el Orinoco con su voz de viento.

— ¿En que radica? En sus curvas, en la fluidez del paisaje — pensaba yo — ¡eso es lo que hay que fotografiar!


Piedras de botero 12, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Pero no eramos los únicos sobre esta paisaje.


Golondrinas perezosas 1, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Parecían estar descansando.

— Amigas descansemos de este absurdo calor en estas hermosas piedras.

— Si tienes razón, ya estamos cansadas de volar detrás de los insectos, descansemos — decían perezosas las golondrinas.

Pero el río no descansa, sigue dándome paisajes, casi obligándome a que le haga fotografías.


Piedras de botero 13, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— No te puedes perder ni una parte de mi si quieres sumergirte en mi misterio — decía el río Orinoco.


Piedras de botero 14, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Y mientras tanto una pareja descansaba y charlaba bajo el sol.


Dos piguas charlando, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— Son esos monos extraños de los que nos avisó el río Bita — decía una de las dos piguas

— No les prestes atención, no son peligrosos, más bien descansemos del calor mientras pensamos como conseguir alimento para nuestros bebés — afirmaba la otra pigua.

Mientras tanto el río mostraba más.


Rocas en agua, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— ¿Cuál es mi esencia? — me decía el río.

Y yo no pude sino quedarme pensando sobre ello montado en la canoa con la cámara en la mano y exhausto por el esfuerzo de entender. ¿Entendería más adelante en la isla Santa Elena esos enigmas?

Pues eso te lo contaré en el siguiente capítulo.

Siguiente capítulo Orinoco 8, la isla Santa Elena.
.

Orinoco 6, hacia el Orinoco


Por si te perdiste el anterior capítulo de Foto expedición Orinoco puedes leerlo en Orinoco 5,  más río Bita.

Desde la noche anterior empezamos a recoger campamento y por lo mismo nos levantamos temprano para finalmente dejar el sitio como lo encontramos, totalmente limpio y sin rastro de nuestra presencia, como debe ser. Toda la mañana desmontando y revisando una y otra vez el terreno para no dejar nada, pues no volveríamos. Y en el fondo de mi mente todavía buscaba las respuestas a la voz del Bita.

Yo sin entenderlo todavía subí con tristeza mi morral a la canoa. También yo subí y preparé mi equipo de fotografía, ya sabía que el río ofrecía muchas oportunidades para hacer fotografías. Y el río Orinoco con su grandiosidad me recibió.

— Ya conociste a uno de mis hijos, ahora conóceme de verdad y entiende mi misterio — decía con su voz  de agua, arena y viento.

Y sin decepcionarme me empezó a presentar muchas oportunidades de sumergirme en su misterio y hacer fotos.


Garza real a la orilla del río Orinoco, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Otra garza real, un metro de altura de elegancia y paciencia.

— Son esos monos extraños de los que he oído hablar en el río — Se explicaba, pero sin darnos mayor importancia.

Se ven muchas garzas y otros animales a la orilla del río lo cual alegra mucho el corazón. Pero no sólo animales sino también paisajes se presentan como partes del misterio.


Rocas y río 4, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Muchas rocas, marcadas por los distintos niveles del río, acompañadas de suave arena y al fondo selva verde. Son rocas milenarias pues pertenecen al Escudo Guayanés, una de las formaciones más antiguas de la tierra y que va desde las guayanas, abarcando la mayor parte de Venezuela y se sumerge debajo de los Andes en Colombia. Es la base que sustenta el río Orinoco, es su estructura, su esqueleto, y el río es su sistema circulatorio. La belleza de éstas formaciones nace de su antigüedad y de la paciente erosión del río que cual artista también tiene sus expresiones abstractas.


Rocas y río 5, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Y algunas veces estos cuadros-esculturas no solo son estáticos sino que están adornados, cual remate, por la vida.


Caracara en la roca, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Y casi inmediatamente tuve que cambiar el lente a la cámara, pues las aves se empeñaban en ser más llamativas que el paisaje.


Picotijera en vuelo 1, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Un picotijera o rayador americano estaba haciendo gala de su destreza al volar.


Picotijera en vuelo 2, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— Soy muy bello al volar, admira mis alas, los giros y mi destreza.

Pero no era para nosotros para quién hacía semejante demostración.


Dos picotijeras en vuelo de apareamiento , del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Estaba coqueteando con otro picotijera, el juego previo a hacer el amor.

Pero no eran los únicos que estaban haciendo gala de sus pericias voladoras.


Gaviotín picudo volando, del álbum Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

— Necesito encontrar algo de comer — decía nerviosamente el gaviotín picudo mientras volaba sobre el río.

Y toda esta belleza no me habían preparado para lo que vendría después. Pero eso te lo contaré en el próximo capitulo.

El siguiente capítulo Orinoco 7, piedras de Botero.
.

Orinoco 5, más río Bita


Por si te perdiste el anterior capítulo de Foto expedición Orinoco puedes leerlo en Orinoco 4, río Bita.

Este día si nos levantamos temprano. Cuando se duerme en carpa es imposible desconectarse de los ritmos de la naturaleza. El bosque despertó temprano y los ruidos de la noche cambiaron por los del día bastante sonoramente, y tarde o temprano las carpas comenzarían a calentarse, así que salimos a la naturaleza. Para ver lo siguiente.


Amanecer en el río Bita, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Luego abordamos esa canoa del amanecer y fuimos a pescar

En el camino, tanto de ida como de venida, se presentaron unos gansos del Orinoco.


Pato carretero, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Lamento decir que estas hermosas aves están en estado “casi amenazada”. Y tal vez el estado deba ser mayor que eso puesto que en una foto-expedición reciente al río Guaviare no vi ni uno y los lugareños me contaron que hace muchas décadas no se ve ninguno en el río Guaviare ni a sus alrededores. Lo que hay que hacer es respetar su habitad, no tenemos por que ensuciarlo, o desordenarlo, pues es su casa, no la  nuestra.

— Mejor alimentémonos para reproducirnos, pues somos muy pocos — decía preocupadamente la gansa.

— Si amor, encontrarte a ti fue muy difícil — contesta amorosamente el ganso.


Pato carretero fuera de marco, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Ese día también pescamos nuestro almuerzo y por ello no pude dejar de notar la belleza de los peses del río Bita, la mayoría tienen una camuflaje de rayas verticales que imita la sombra de ramas.  No son simplemente funcionales, sino que hacían que los peces tuvieran una calidad estética única. Y hablando de peces bonitos, pescamos una piraña, no tiene ese camuflaje del que hablo, pero si  tiene una mancha rojiza detrás de las agallas, además de sus afilados dientes. Y el sabor, puedo decir que la piraña es muy rica, fue uno de nuestros manjares al almuerzo.

Y mientras estábamos en nuestro festín de pescados asados, me acerqué a la playa con cámara en mano, cuando vi a un caracara, estaba tomando agua de los charcos que había dejado el río Bita en la orilla de la playa. Me acerqué paso a paso, hasta que de pronto.

— ¡No te acerques más! — dijo el caracara con un llamado característico y muy enfático mientras me miraba fijamente.


Elegante Caracara en las playas del río Bita, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Yo retrocedí unos pasos.

— ¡Muy bien! — dijo ya calmadamente y siguió tomando agua.

Al rato bajó la pareja y los dos siguieron recorriendo la playa buscando comida para sus bebés. Pues esa era su isla, yo sólo era un visitante que no debería molestar.

Después de almuerzo, y muy cerca del comedor del campamento, en la orilla del río Bita un personaje con un peinado especial se presentó.


Matín pescador en el río Bita, del album Orinoco, originalmente cargada por Luis Alejandro Bernal Romero, Aztlek.

Estaba como era de esperarse pescando, se lanzó rápidamente y atrapó un pez.

— ¡Qué bien, comida para mis bebés! — pues la mayor parte del tiempo los animales están criando a sus hijos.

Y como siempre no pude captar la rapidez de la captura, claro que esta vez no tenía esperanza de hacerlo pues estaba en la misma orilla que él y ésta era muy alta. No es la primera vez que fotografío martines pescadores, en la entrada La expedición de las aves, tengo uno de la misma especie, pero esta vez en el Chocó, al otro extremo del país. Al parecer se pueden encontrar en todo el país donde haya agua, lo cuál en Colombia es decir en TODO el país.

Y finalmente vi a los dos caracaras haciendo el amor en un árbol, pero por respeto a su intimidad no les hice foto. Mentiras, no pude hacer que ninguna quedara bien. Pero esto me confirmó que la isla era de ellos.

Pues esas fueron suficientes emociones en esa jornada y había que empezar a organizar campamento pues al día siguiente desmontaríamos campamento pues dejaríamos el exuberante río Bita.

Y en la noche, entre sueños.

— ¿Qué aprendiste, que sentiste, cómo soy, cuál es mi secreto? — decía con su voz profunda de mono aullador el río Bita.

El siguiente capítulo Orinoco 6, hacia el Orinoco
.

A %d blogueros les gusta esto: