Gaviota acicalándose




Seagull preening, originalmente cargada por Aztlek.

Son grandes, son las gaviotas más grandes del hemisferio sur, la gaviota cocinera o dominicana. Anidan junto a los pingüinos en una aparente calma, pero como todas las gaviotas es oportunista y me imagino que debe aprovechar cualquier descuido de los padres pingüinos para comer huevos. Pero no por ello dejan de ser hermosas, ésta está cuidándose precisamente.

Puedes ver otras entradas sobre éstas gaviotas en los siguientes enlaces:

Gaviota enojada
Gaviota dominicana en vuelo
Gaviota y su bebé
Dos gaviotas paseando

Mirada maternal




Maternal gaze, originalmente cargada por Aztlek.

Si es un instinto, pero no deja de ser una se las acciones más hermosas de la naturaleza, el criar a un indefenso ser y tener esa mirada que solo pueden tener los padres antes sus hijos.

Puedes ver otras entradas sobre gaviotas dominicanas a continuación:

Gaviota y su bebé
Gaviota dominicana en vuelo
Gaviota enojada
Dos gaviotas paseando
Gaviota acicalándose

Dos gaviotas paseando


La isla de los pingüinos, como llamo a Isla Magdalena, es tan pacifica que mucha de la fauna camina desprevenidamente por ella. Estas dos gaviotas parece que estuvieran tomando un paseo para descansar del cuidado de los niños.

Puedes ver otras entradas sobre éstas gaviotas en los siguientes enlaces:

Gaviota enojada
Gaviota dominicana en vuelo
Gaviota y su bebé
Gaviota acicalándose

Gaviota y su bebé


Como las gaviotas son unas oportunistas algunas veces atacan a los pichones de pingüinos lo que a los amantes de éstos las califiques de villanas.

Pero las gaviotas también tienen su lado tierno de padres o madres cuidadosos y diligentes con sus bebés.

Puedes ver otras entradas sobre éstas gaviotas en los siguientes enlaces:

Gaviota enojada
Gaviota dominicana en vuelo
Dos gaviotas paseando
Gaviota acicalándose

Gaviota enojada




Angry seagull / Gaviota enojada, originalmente cargada por Aztlek.

Estaba recorriendo la Isla Magdalena cuando de pronto vi ésta gaviota mirándome y comenzó a graznar. Evidentemente estaba brava, pero lo que yo no comprendía es que me estaba acercando mucho a su nido.

Así que, después sacar la foto, pedí disculpas, en gaviota, y me alejé.

Puedes ver otras entradas sobre éstas gaviotas en los siguientes enlaces:

Gaviota dominicana en vuelo
Gaviota y su bebé
Dos gaviotas paseando
Gaviota acicalándose

A %d blogueros les gusta esto: