Páramo y laguna



Moorland and lagoon, originalmente cargada por Aztlek.

Este es una vista que se ve mucho en las páramos, una laguna, cuyo nombre no conozco, rodeada por una infinidad de frailejones y al fondo las montañas cubriéndose de niebla. Se respira un aire frío y el viendo sopla en ráfagas que aúllan.

En esta fotografía me llama poderosamente la atención la gran cantidad de detalles que se ven de la laguna, mas teniendo en cuenta que la foto fue tomada a mano, sin el trípode. Y eso unido a que esos detalles que forman un diseño casi simétrico que es muy fractal.

Laguna del Alar



Alar lagoon, in the Sumapaz moorland, originalmente cargada por Aztlek.

Esta es la forma típica que se ve en un páramo: Colinas llenas de frailejones, al fondo una laguna, el viento aullando y la niebla cerrándose. Y cuando la niebla se cierra el páramo es hermoso y peligroso al mismo tiempo. No se puede ver mucho, no hay puntos de referencia, están ocultos en la niebla. Es muy fácil perderse. Se cuenta la historia de personas que se han perdido y después de muchas semanas han salido a cientos de kilómetros de donde empezaron, con hipotermia.

Pero al mismo tiempo es cuando se pone más bello. Las fotografías se hacen mejor, por que la niebla sirve de difusor natural. Los colores increíblemente resaltan, los que están cerca, los lejanos se vuelven casi monocromos. Y en este paisaje que es casi de un sólo color realza mucho más su naturaleza. Si, lo se, amo el páramo, por ello comparto tantas fotografía del él con ustedes.

Páramo, montañas y nubes




Moorland, mountains and clouds, originalmente cargada por Aztlek.

Grandes extensiones de nada. Frailejones y frailejones, seguidos de montañas, frailejones, precipicios, frailejones y mucha, mucha agua.

Es una belleza del vacío, pero es un vacuidad que, paradójicamente, está llena. Hay mucha naturaleza, fauna y flora que sólo se puede encontrar en ese sitio.

Sumapaz el páramo más grande del mundo.

Páramo de Sumapaz




Páramo de Sumapaz, originalmente cargada por Aztlek.

Si, es bello, en especial por que la presencia humana es mínima. Uno de los pocos lugares que quedan que dan la impresión de no haber sido tocados por la civilización.

Una tierra que no pertenece a nadie, no hay alambres de púas que digan “esto es mio”. Un lugar en donde todavía pueden verse osos y cóndores.

Sumapaz




Sumapaz, originalmente cargada por Aztlek.

Sumapaz, esa gran extensión de nada. Kilómetros cuadrados de frailejones, lagunas, montañas y mucha, pero mucha agua. Y por ningún lado se nota la influencia de loa artificial. Me encanta.

A %d blogueros les gusta esto: