Casa, campo y nube


House, field and cloud, originalmente cargada por Aztlek.

Aves al amanecer




Birds at dawn, originalmente cargada por Aztlek.

Este romántico paisaje, en el que hay fochas y patos media luna (Anas discors) fue tomado al amanecer en la laguna de Suesca. Cuando llegamos y comenzamos a acercarnos a la laguna había una gran cantidad de aves, pero apenas nos vieron comenzaron a alejarse. Y es lógico a estos patos los cazan mucho, inclusive los envenenan en masa y después les disparan para decir que fueron cazados “deportivamente”. No sé, con los anteriores artículos (!Se roban la laguna de Cucunubá! y ¡Tingua pico verde en peligro!) la da uno la impresión que es un deporte nacional es desecar lagunas y acabar con la fauna.

¡No quiero que Colombia se convierta en el país con más especies desaparecidas!

Foto-expedición lagunas




Focha intentando despegar I, originalmente cargada por Aztlek.

Me fui cuatro días con un muy buen amigo a hacer fotografía de aves en las lagunas: Laguna de Fúquene, Laguna Cucunubá, Laguna de Suesca y Laguna de Guatavita, además del páramo que queda cerca de Fúquene. Ni las conocía, a excepción de la de Guatavita, y eso que he hecho trekking en gran parte de Cundinamarca. Nos levantábamos temprano, antes de que lo hicieran las aves y nos íbamos a la laguna. Poníamos nuestros lentes de 500mm catadióptricos, desplegábamos trípodes y monopodes; y en un frío intenso esperábamos a que aparecieran.

Primero escuchábamos los cantos y reclamos y comenzaban a aparecer tímidamente y en algunas ocasiones salían volando parvadas completas ante nuestra presencia. Pero una vez se acostumbraban, o mejor, cuando aprendimos a escondernos, pudimos comenzar a disfrutar de todo ese espectáculo que es una laguna. Las aves interactúan entre ellas: se comunican, también pelean, se enamoran, comen, nadan, huyen, regresan, defienden su nido y muchas otras cosas. ¡Más divertido que la novela del medio día!

Uno de los comportamientos que más me llamó la atención es el de la Fochas, Que comienzan a levantar vuelo y durante varios metros caminan sobre el agua. Pero extrañamente al final se quedan en el agua, no remontan el vuelo. Por lo que puede ver esta es una especie de danza de apareamiento, puesto que siempre pasaba cuando había un par de fochas. Y al parece cada uno se turnaba en esta danza. Pude tomar dos fotos de ello, la primera la que está al principio de esta artículo y la otra a continuación; las dos al contraluz del amanecer. En la última hay unos patos mirando el intento de la focha por volar.



Focha intentando despegar II, originalmente cargada por Aztlek.

Y éstas son algunas de las foto, historias y foto-historias que viví en la fotoexpedición lagunas:

Otros campo, cerca de alambre y cielo azul




Another field, wire fence and blue sky, originalmente cargada por Aztlek.

Otra foto de cielo azul, pasto verde y cerca de alambre. Pero no me pude resistir a publicar por lo que es una composición casi minimalista, como me gustan. Ésta también fue hecha cerca de Suesca Cundinamarca,como las anteriores fotografías.

Camino en las montañas




Road in the mountains, originalmente cargada por Aztlek.

Otra de esas fotos tomadas en la caminata a Suesca, en ese pequeño verano que tuvimos entre estos dos grandes periodos de lluvia. Es parte del camino entre las montañas de Suesca, más exactamente por arriba de la conocida pared de escalada. El cañón que se alcanza a ver a la derecha acoge al río Bogotá.

Campo, cerca de alambre y cielo azul




Field, wire fence and blue sky, originalmente cargada por Aztlek.

Fue durante ese pequeño verano que tuvimos entre estos dos grandes inviernos que están derritiendo al país. Me fue a una caminata a Suesca, si el sitio donde acostumbran a escalar, y aprovechando ese cielo azul compuse con el poste de la cerca y el campo verde.

Pequeñas flores




Small flowers, originalmente cargada por Aztlek.

No les se el nombre, ni científico ni el vulgar, pero no se puede negar que son hermosas. Ésta foto la realicé en Suesca, que es el paraíso de la escalada en roca cerca de Bogotá. No, no subí a las rocas, la que si subió fue mi sobrina.

A %d blogueros les gusta esto: